Coaching Apreciativo

Coaching apreciativo

El coaching apreciativo se basa en procesos que ponen el  foco en el “núcleo positivo” de las personas y los sucesos. Las herramientas que utiliza el coach para su intervención están dirigidas a la valoración y el desarrollo de lo mejor de la persona.

Un coach apreciativo  es un experto en propiciar la reflexión, indagación y argumentación apreciativa. Una de sus habilidades es hacer preguntas que potencian y fomentan el descubrimiento y reconocimiento de los talentos y habilidades de su cliente para que los pueda poner de manifiesto al servicio del logro de los objetivos que desea alcanzar.

Promueve la resignificación y reinterpretación de las historias de su cliente. Sabe que las historias pueden ser interpretadas de diferentes maneras e invita al cliente a observar y reconocer los aspectos positivos de un  suceso o, en otros casos, a dar primacía en sus relatos a aquellos que se relacionan con el éxito y con los momentos de más alto potencial.

El coach apreciativo ayuda a su cliente a mantener viva sus  imágenes guía de futuro positivas, ya  que son ellas las que mantendrán el entusiasmo y la motivación necesarios para sustentar las acciones que lo llevarán a  alcanzar el éxito. Las imágenes de futuro “afirmativas”, aquellas en las cuales su cliente se afirma para avanzar hacia su logro,  son la clave para la evolución positiva del proceso.

Este enfoque  aumenta las emociones positivas lo  que anima a la persona a asumir mayores compromisos con el proceso y a transitarlo de manera más amigable a pesar de la incomodidad y temores propios de un camino de  cambio y transformación.

Un coach apreciativo acompaña a las personas a ser la mejor versión de sí mismos.


equiposCoaching de equipos

Facilita la comunicación observando e interviniendo en las conversaciones y las interrelaciones de los integrantes de  equipos multidisciplinarios para el logro de los resultados deseados.

Promueve la creación de imágenes de futuro positivas que alinean a los integrantes del equipo en pos de objetivos compartidos.

ejecutivoCoaching ejecutivo

Dirigido a los jefes, gerentes y directores, para la incorporación de nuevas habilidades, que les permitan ampliar sus competencias como líderes y agentes de aprendizaje, incentivando el desarrollo de una cultura apreciativa,  generando diálogos internos funcionales y promoviendo imágenes guía positivas entre las personas y los equipos de trabajo.

vidaCoaching de vida

Un proceso que permite a la persona explorar nuevas formas de ver e interpretar su propia realidad,  viendo el vaso medio lleno en lugar de medio vacío. Esta nueva mirada apreciativa le permitirá conectarse con otras maneras de hacer y de sentir con los demás,  para alcanzar mayor satisfacción y plenitud en las diversas áreas de su vida.

Coaching: sus orígenes

La palabra “coach” significa entrenador y  también coche, vehículo.  El origen de lo que hoy conocemos como coaching  viene del mundo de los deportes. Un coach deportivo es la persona que acompaña a un deportista o un equipo a alcanzar los logros que se proponen potenciando al máximo sus habilidades y destrezas.  Hay muchas historias del  mundo de los deportes que evidencian lo que el aporte de un coach puede hacer a la vida profesional de un deportista. 

Timothy Gallwey hace más de 20 años escribió un libro titulado “ El juego interior del tenis” que es considerado como uno de primeros referentes de la actual disciplina del Coaching, a pesar de que su autor era un entrenador de tenis por oficio el utilizó sus conocimientos como entrenador de forma más amplia. 

Gallwey plantea que el juego del tenis consta de dos partes una exterior donde se juega contra un adversario externo para superar obstáculos externos y alcanzar una meta externa y un juego interior que tiene lugar en la mente del jugador y se juega con obstáculos como el nerviosismo, las dudas sobre si mismo o la excesiva autocrítica. Y esta pequeña voz interior es difícil de vencer porque conoce nuestras debilidades. 

El considera que no se puede jugar ningún juego sin prestar atención  a las habilidades del juego interior y comenzó a hacerse preguntas como… ¿Qué ocurre dentro de la cabeza del jugador desde que recibe la indicación hasta que golpea la pelota?

La figura del coach deportivo comenzó a tomar relevancia y muchas organizaciones y empresas quisieron aplicar estas herramientas, pero se encontraron con algunas limitaciones  por lo que fueron incorporando otras disciplinas, esto hizo que el coaching empresarial y de vida fuera desarrollando su propia autonomía.

Como dijimos al principio la palabra coach además de entrenador significa “vehículo”  y la definición de vehículo para la real academia es “artefacto que es apropiado para transportar personas o cosas – Lo que sirve para conducir o transmitir con facilidad una cosa”.

Lo curioso es que la tarea de un coach tiene mucha similitud con este significado ya que su labor principal es “vehiculizar” el proceso mediante el cual su cliente alcanzará sus objetivos, desde donde está hasta dónde quiere ir, facilitando así el descubrimiento de nuevos caminos de acción que lo transportara hacia ese futuro deseado. ¿No es curioso?